Reporte de Internet 2017

El Internet del futuro

Acceder al Reporte [AQUÍ]

La humanidad debe estar en el centro de Internet de mañana. Nosotros debemos dal forma al Internet del futuro para la próxima generación.

Internet ha moldeado profundamente nuestro mundo y ha cambiado nuestras vidas de formas grandes y pequeñas. El cambio tecnológico ha ocurrido de manera rápida e imperceptible. Las primeras conexiones entre computadoras de hace más de treinta años se han transformado en una ola de conectividad que cubre el planeta entero. Nuevos dispositivos e innovaciones nos han permitido nuevas formas de aprovechar el poder de la conectividad dondequiera que vayamos y funcionalidades que jamás podríamos haber imaginado.

No debemos subestimar los cambios fundamentales que un acceso a Internet más rápido y asequible ha generado y continuará generando para la humanidad. La pregunta es si estamos listos para lo que se viene.

Este es un gran momento para Internet. Al interactuar con nuestra comunidad para el desarrollo de este informe, quedó claro que a la gente le preocupa el futuro de Internet. Hay quienes creen que nos espera un futuro aterrador impulsado por la tecnología. Existen opiniones contradictorias en torno a si Internet es una influencia positiva o negativa y, a medida que ocupa una posición cada vez más central en nuestras vidas, vemos que hay quienes están comenzando a rechazar la visión del mundo globalizado que fomentó Internet. Por otro lado, las comunidades que acaban de conectarse ven “vida” en Internet —su conexión a la libertad y las oportunidades— y desean poder influir en su futuro.

Este informe nos recuerda que los seres humanos están en el corazón de Internet. Nos recuerda que cada uno de nosotros es una parte interesada. Reconociendo esta responsabilidad, el informe sugiere que debemos empezar a cambiar nuestra forma de pensar para aclimatarnos a los cambios que estamos viendo. Dado que Internet es un espejo de la sociedad, debemos comprender que reflejará tanto lo bueno como lo malo que existe en el mundo. Sin embargo, lo más importante es que este informe reafirma nuestra creencia de que Internet pertenece a todos y que, como sus actuales custodios, todos tenemos el deber de dar forma a su futuro.

Esperamos que las ideas y recomendaciones presentadas en este informe contribuyan a ayudarnos a guiar a Internet en los próximos años, por el camino que mejor satisfaga las necesidades de una sociedad en evolución.